¡El Hombre más indeseable del mundo todavía está vivo hoy! No ha muerto. En realidad, está muy activo en la actualidad. Aun tiene familiares en casi todo lugar. Apenas ayer pasé varias horas con Él hablando respecto de este mensaje. Muchos de ustedes también lo conocen. Sin lugar a duda, el Hombre más indeseable del mundo es ¡Jesucristo, el Hijo del Dios Viviente!

En la Plaza Roja de Moscú hay cuadros enormes con las imágenes de Lenin, Stalin y otros líderes comunistas; todos adornados con terciopelo rojo. Deberían colgar otro cuadro en la Plaza Roja: Una imagen de Jesucristo, rodeada de estopa negra con las siguientes palabras debajo: “El Hombre más indeseable de Rusia: ¡Jesucristo!” Si uno va a Inglaterra, a los salones del Parlamento o a las grandes catedrales inglesas, verá todos los cuadros de reyes y reinas del pasado. Algunos fueron amados, otros odiados, pero allí también falta un cuadro. Deberían colgar allí, donde todos los ingleses pudieran verlo, un cuadro enorme de Jesucristo, con el letrero: “¡El Hombre más indeseable de Inglaterra!” En Washington D.C., la capital de Estados Unidos, se ven todos los retratos de los presidentes del pasado en el Capitolio y en los salones del Congreso. Hay monumentos a Lincoln y a Washington. Deberían construir un monumento especial solamente con un cuadro de Jesucristo y estas palabras: “Este Hombre es el verdadero Padre del país! ¡Él lo plantó, regó y prosperó, pero hoy en día es el Hombre más indeseable de esta sociedad!”

Entremos a las bibliotecas y aulas de casi cualquier Seminario en el país. Escuchemos a los teólogos impíos que aborrecen a Cristo; veamos que los libros de alta crítica se deleitan en robar y destruir la fe. Entremos a las grandes catedrales y miremos las ventanas con imágenes de Jesucristo en los colores de sus vidrios, luego oigamos lo que ellos llaman evangelio. No predican al Jesucristo verdadero, sino a otro. ¿Por qué no son sinceros? Deberían poner una placa de bronce debajo de los vitrales de Jesucristo que diga: “¡Indeseable!

Sabemos demasiado bien que el mundo secular no lo quiere. Cristo es objeto de la burla de los borrachos. No lo maldicen en Rusia, ni en China (pues ellos maldicen a sus ancestros y dioses o líderes caídos en desgracia). Sin embargo, aquí (en Estados Unidos) se maldice a Cristo. Los soldados romanos se burlaron de Él poniéndole una corona de espinas en la cabeza. Ahora esta nación se burla de Él con el arte: Los productores de películas con sus mejores talentos y cantidades enormes de dinero producen películas acerca de Jesucristo que son una burla ingeniosa de su divinidad, la cual pretenden quitarle.

Ni siquiera el “mundo religioso” lo quiere. Creo que a Jesucristo lo desean menos los descarriados, los líderes eclesiásticos corrompidos, las organizaciones eclesiásticas liberales y los cristianos transigentes y dominados por las pasiones. Hay una idolatría de Jesucristo en la religión actual que es tan real y fea como la idolatría de Baal y todos los demás ídolos del Israel antiguo. Han dejado el verdadero Jesucristo de santidad, la cruz, el arrepentimiento y la separación, y se han tallado otro Jesús en su imaginación. Su “Jesús” es como ellos, que toleran el pecado sólo con palabras de hermandad, amor y unidad. Le han puesto el nombre de Jesucristo a la imagen mala y corrompida que hicieron. Ese no es el evangelio de Cristo ni el Jesús verdadero. Usan las palabras correctas, pero no adoran al Cristo que conocemos.

Jeremías culpó a los predicadores de paz

Los predicadores le dicen a la iglesia que “todo está bien”, porque son dados “a la codicia” (Proverbios 1:19). Han pecado al no predicar la verdad, no advertir a la gente y adormecer a los creyentes ante el juicio inminente. (Vea Lamentaciones 4:13 y Jeremías 5:31).

Los que predican el mensaje de “paz y prosperidad” se burlan de Jeremías. Socavan su mensaje y profecías de dos maneras, al decir, en efecto: “Hemos oído eso por años y nada pasa. ¡Antes bien, estamos prosperando! Las cosas han mejorado, en vez de empeorar.” Y “sí, puede suceder, y probablemente suceda, pero dentro de mucho tiempo, alguna vez en el futuro.”
Sin embargo, ¡el juicio de Dios está a las puertas!

Como los dolores a la mujer encinta

“… Entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” (1 Tes.5:1-3).
Esta es la Palabra inspirada de Dios; y se escogió con cuidado cada palabra. La destrucción viene de repente como los dolores de parto a una mujer a punto de dar a luz un hijo. La mujer aquí representa a la sociedad impía, mala y perdida, a punto de dar a luz un monstruo. El juicio viene de su propio vientre. Tan cierto como que una mujer embarazada no puede ocultar su preñez, los juicios inminentes deben ser evidentes a todos. Una mujer tiene nueve meses de preparación. Los juicios vendrán como dolores de parto. Cuando el momento del nacimiento se acerca, los dolores aumentan en número e intensidad. Pueden venir cada hora, cada media hora y después cada diez minutos. Llevan a la mujer a un hospital y los dolores siguen aumentando. De repente, los dolores de parto son constantes. La aplicación espiritual es que la destrucción final comenzará con avisos dolorosos que se intensificarán y acelerarán. ¡Yo creo que nuestro país ya está en camino a la sala de partos!

El Espíritu Santo también toca la trompeta bastante alto. La trompeta suena con más claridad y más presagios. Nunca hemos oído tantos avisos. Nunca hemos tenido más atalayas gritando desde el muro. En realidad, ha habido tantas advertencias que muchos del pueblo de Dios han puesto oídos sordos. La sociedad tiene dolores de parto, el juicio comienza, y ellos se vuelven a los ídolos y juguetes. Cristo dijo que debemos regocijarnos cuando veamos que ocurren todas estas cosas, pues eso significa que nuestra redención se acerca; pero ¿quiénes son los que pueden regocijarse en la víspera de la destrucción?

Es hora de vigilar y estar sobrios

Dios pide a su pueblo que vele y esté sobrio mientras el día de la destrucción se acerca. “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” (1ª Tes.5:6). Pablo exhorta a los hermanos: “Vosotros … no estáis en tinieblas … todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas” (1ª Tes.5:4-5). Lo que dice en otras palabras es: “Lo que para el mundo es una noche trágica de tinieblas y destrucción, para ustedes que velan y son sobrios es el amanecer de un nuevo día. Este día de oscuridad y juicio de fuego no tiene nada que ver con nosotros.” Como no somos de este mundo, no estamos destinados a las tinieblas ni a la destrucción, “porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo (1ª Tes.5:9).

El aumento de los dolores de parto significa algo glorioso para la esposa de Cristo. Es una crisis más cerca del hogar. Para ellos es la cuenta descendente hacia la destrucción; para nosotros, hacia la gloria. Es la cita de ellos con la ira de Dios; es la nuestra con la resurrección. Ellos llorarán y rechinarán los dientes; nosotros nos gozaremos y gritaremos de alegría. Los hijos de esta densa oscuridad, esta noche de destrucción se embriagan y duermen (1ª Tes.5:7), pero “nosotros, que somos del día, seamos sobrios” (5:8). Pablo nos advirtió que no nos embriagáramos con las cosas terrenales en la víspera de la destrucción, ni nos entusiasmáramos demasiado por nada que no fuera Cristo. Debemos estar ocupados hasta que Cristo venga.

Mi equipaje está empacado; estoy listo y ansioso de ver a Jesucristo cara a cara. Me estoy separando de este mundo. ¡Qué maravilloso es saber que no tenemos que temer los días horribles de ira e indignación que están por venir! Ya sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Es seguro que la destrucción repentina viene sobre los malos; pero la gloria repentina espera a los vencedores.

Extractado y condensado de “David Wilkerson exhorta a la Iglesia”, Edit. Vida, 1991

Anuncios
comentarios
  1. alex dice:

    en verdad muy bueno ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s