Archivos para mayo, 2011

El Islam en México

Publicado: mayo 28, 2011 en El Islam en México

El Censo 2010 contó tres mil 760 musulmanes viviendo en el país, desde los integristas en Chiapas hasta los moderados del DF

Jorge Alejandro Medellín

Quince estados de la República Mexicana son asiento de comunidades que profesan el Islam como su religión. La muerte de Osama Ben Laden, ejecutado por marines estadunidenses el primero de mayo pasado, reavivó la vigilancia que sobre ellos tienen los gobiernos de México y Estados Unidos: en Nuevo León, Chihuahua, Michoacán, Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Coahuila, Jalisco, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Morelos y el Distrito Federal, grupos islámicos permanecen bajo la lupa del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), de la Procuraduría General de la República (PGR), de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de Marina (Semar), de la Policía Federal (PF) y, por supuesto, de las 16 agencias de seguridad que operan a unas calles de la Embajada de los Estados Unidos en la capital del país.

La comunidad islámica de Chiapas, escindida de los demás grupos por sus tendencias integristas, es una de las que permanece bajo constante vigilancia. En Michoacán existe otro núcleo de adeptos al Islam, vigilado para evitar algún posible acercamiento con el cártel de La Familia Michoacana, cuyos líderes manejan un discurso religioso cristiano de naturaleza mesiánica. (más…)

Existen ciertas personas que equivocadamente le asignan a la muerte un papel que no le corresponde. Para ellos la muerte es una especie de entidad que tiene poder sobre sus vidas: “La Santa Muerte, es el espíritu más real y poderoso que los seres humanos conocemos, si alguna persona duda de esta verdad solo tiene que ir a una funeraria, para descubrir que este espíritu es muy real” (Iglesia de la Santa Muerte).

Las personas que creen en ella le atribuyen un poder que en realidad no posee. Para ellos la muerte es un ser igual de poderoso que Dios, ante el cual todos los demás seres deben someterse, puesto que tarde o temprano todos hemos de caer en sus manos.

Sin embargo esta creencia contradice lo que la Palabra de Dios dice al respecto. Efectivamente, la muerte es un problema que desde el principio ha aquejado al hombre, pero este problema tiene una solución en Cristo Jesús Señor nuestro. (más…)

Producto de una convocatoria internacional, 16 investigadores estudiaron el tema de los efectos de la Cristiada mexicana en otros países. El resultado es un libro coordinado por Jean Meyer, quien habla sobre esa experiencia

Ariel Ruiz Mondragón

   Jean Meyer. Foto: Arturo Bermúdez

La guerra llamada Cristiada tuvo fin con los arreglos entre el gobierno mexicano y la cúpula de la Iglesia católica en 1929, aunque en varios lugares se mantuvo el levantamiento hasta tiempo después. Sin embargo, las consecuencias religiosas, políticas y culturales de la Cristiada aún se sienten en la actualidad, especialmente a través de la utilización de la muerte de aquellos a quienes la Iglesia católica ha denominado “mártires”.

Los usos de aquel movimiento no se limitó al espacio nacional, sino que también trascendió al plano internacional: en muchos países se realizaron oraciones y actos de apoyo a los católicos mexicanos. Como una primera aproximación a las consecuencias de la Cristiada allende nuestras fronteras, Jean Meyer convocó a un grupo de académicos de 13 países a estudiar el fenómeno, cuyas contribuciones ha publicado ahora en el libro Las naciones frente al conflicto religioso en México (México, Tusquets, 2010).

(más…)

JERUSALÉN.— Como tantos otros acontecimientos en el pasado, la muerte de Osama Bin Laden ha dividido entre moderados y radicales al mundo árabe y musulmán de acuerdo con su ideología religiosa, pero ningún país baja la guardia por temor a represalias islamistas.
La noticia ha sobrecogido al mundo árabe por lo simbólico de la figura de Bin Laden, pero todos los regímenes son conscientes de que, por un lado, ‘su camino no ha muerto” y que el suceso nada tiene que ver con las revoluciones que desde hace meses sacuden las sociedades árabes.

(más…)

Salvador Corro y Rodrigo Vera

El vergonzante caso que incendió a la Iglesia católica, el de los abusos sexuales cometidos contra niños por el sacerdote Marcial Maciel cobra fuerza de nueva cuenta… Tres mexicanos –entre ellos una víctima del pedófilo– recibieron un paquete de documentos, hasta ahora conservados en secreto en el Vaticano, que demuestran que desde hace casi medio siglo los jerarcas católicos tenían pleno conocimiento de que el fundador de la Legión de Cristo era un violador de niños, corruptor y adicto a las drogas. A esas tres personas les sorprende la rapidez con la que se beatificó a Juan Pablo II, aun cuando el pontífice estaba perfectamente enterado de las conductas delictivas de Maciel.

Documentos conservados en los archivos del Vaticano y hasta ahora mantenidos en secreto demuestran que desde 1956 la jerarquía católica encabezada por el Papa en turno protegió a Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo, pese a las numerosas denuncias que lo señalaban como pederasta, adicto a las drogas y corruptor de las estructuras eclesiásticas.

Entre los jerarcas que supieron del caso Maciel están Benedicto XVI, actual pontífice, y el recién beatificado Juan Pablo II, quien acogió y protegió al fundador de la Legión en sus últimos años. Para los conocedores del caso –que bastaría para frenar el proceso de canonización– es inconcebible que se beatifique a Wojtyla con tanta rapidez sin que aparentemente se revisara a fondo su trayectoria como pontífice.

(más…)

Maciel, fundador de los Legionarios, ya era pederasta cuando el polaco llegó a papa – Ambos se apoyaron entre sí y compartieron una visión de la Iglesia

Jesús Rodríguez

“Y a usted, padre, ¿cuándo le vino la idea de crear la Legión?”, le preguntó Juan Pablo II a Marcial Maciel la primera vez que cenaron juntos en el comedor privado del Santo Padre. La respuesta de Maciel fue inmediata: “Santidad, a los 15 años ya tenía claro que quería crear una congregación de sacerdotes para instaurar el reino de Cristo en la sociedad”. El Papa reflexionó y continuó: “Pues sabe usted, padre Maciel, yo a los 15 años aún no había sido ordenado y no se me pasaba por la cabeza llegar a ser Papa”. Según un religioso que presenció la conversación, tras esa frase del Papa los dos rompieron a reír. El Papa siempre admiró a Maciel esa seguridad absoluta que tenía en su misión. Sabía que iba ser de una fidelidad absoluta.

Cuando Wojtyla accedió al papado en 1978, Maciel ya era pederasta. Ya había tenido relaciones con mujeres; ya sufría una adicción a los opiáceos y llevaba décadas de manejos económicos. Controlaba con mano férrea a sus chicos presos en su particular voto de silencio; era señor de mentes y haciendas en la Legión de Cristo. Pero todo su poder poco tenía que ver con lo que conseguiría de la mano del nuevo pontífice. En 1978, la Legión de Cristo era apenas una congregación profundamente conservadora creada por un ambicioso sacerdote mexicano, que aún no tenía aprobadas sus Constituciones, secretista, poderosa en México y con presencia entre las élites reaccionarias de España, Italia, Irlanda y EE UU. Con Juan Pablo II, Marcial Maciel conseguiría una influencia que nunca pudo imaginar.

Y más aún arrastrando su oscuro pasado del que nadie al parecer se percató. Maciel era un genio como recaudador, sus seminarios estaban llenos y presumía de no ir ni un paso atrás ni delante del Papa. Y, por si fuera poco, apoyaba económicamente a Solidaridad, el sindicato católico creado en Polonia en 1980 y dirigido por Lech Walesa que estaba minando los cimientos del régimen comunista de parte del nuevo Papa.

Durante el papado de Wojtyla, la Legión sería la congregación católica de mayor crecimiento. Cuando Wojtyla llegó al Vaticano, contaba con 100 sacerdotes. A su muerte tenía 800 y más de 2.000 seminaristas repartidos en 124 casas por todo el mundo. Universidades en México, Chile, Italia y España; facultades de Teología, Filosofía y Bioética. Más de 130.000 alumnos. Y 20.000 empleados en su grupo económico Integer. La cifra que más se ha repetido sobre el valor de los activos de la Legión en los últimos años es de 25.000 millones de euros.

(más…)